27 de marzo de 2010

RAFAEL

Esta vez no fui con mi esposo, sino por una cena de trabajo. Era Jueves, 8:30pm y el lugar estaba casi lleno. Rafael es un restaurante conocido y parte de los lugares más top de Lima, queda en la esquina de Ocharán y San Martín en Miraflores. La atención es buena, hay la cantidad de mozos necesaria y el Cheff, Rafael Osterling, estaba dando vueltas por el salón y compartiendo con los clientes. Una pared divide el restaurante de la parte para cenar de la parte del bar como para tomar un trago. Nosotros fuimos a cenar y empezamos la noche con 2 entradas de piqueo: Unos calamares rellenos de cebolla y champignones y un pulpito a la parrilla con ensalada. Los calamares estaban divinos! El pulpito, les soy sincera, probé mejores en otros restaurantes.
De plato de fondo me pedí el pescado del día (que era Mero) en un estilo japonés: a la parrilla con salsa tipo miso con hongos y arroz frito con ajonjolí de acompañamiento. Lo pedí por recomendación del mozo pues quería un plato no muy pesado. Estuvo bueno, el pescado en su punto y el arroz con un toquecito dulce. De postre, que dicho sea de paso tenía muuucho espacio para comerlo pues las porciones son pequeñas, un waffle con plátano y helado de vainilla bien delis. En general me pareció un buen restaurante, quizá tenía mis espectativas muuuy altas por lo que había escuchado del lugar pero definitivamente no me defraudó. ¿Los precios? los patos van de los 38 a los 60 soles los de fondo así que saquen su cuenta. Me gustaría regresar a probar las pastas que se veían muy bien. Le doy un 8 para esta primera visita.

14 de marzo de 2010

Sangucheria "La Lucha"

Fuí el sábado al medio día por recomendación de un amigo que llegué a esta sanguchería y lo primero que vi fue algo diferente, primero el concepto me pareció interesante por la decoración del lugar , era muy simple pero no dejaba de ser atractiva.
Los precios de los sanguches están alrededor de 6 y 8 soles y sólo hay unas 5 o 6 variedades , yo pedí el de lechón con una porción adicional de camote , salsa criolla y un poco de tartara, el pan estaba crocante y el lechon estaba bastante sabroso , la porción era la necesaria para quedar satisfecho y la atención fue buena.
El jugo de piña que pedí estaba fresco y hecho al instante , me pareció interesante la manera rústica de mostrar sus productos en vitrinas donde uno podía observar el lechón , el pavo , el chicharrón y los panes franceses calientes . Definitivamente una buena opción para un sanguche al paso mezcla de Queirolo con Juanito , recomendable 100%.
Ubicación : Calle diagonal frente a Café Café en miraflores , queda exactamente frente a las mesas de ajedrez de la misma calle.

11 de marzo de 2010

Segundo Muelle (Plaza San Miguel)

El Domingo 7/3 se nos ocurrió visitar el Segundo Muelle de Plaza San Miguel . Llegamos a las 2pm y el restaurante estaba relativamente lleno, nos acomodamos en la terraza , sin embargo , el aire y el sol hacían que sea un poco incomodo estar en esa parte , así que le pedimos a la anfitriona que nos buscara una mesa dentro y asi fué. Nosotros fuimos con nuestro hijo y lamentablemente este restaurante no tiene sillas para bebe ni comodidad por si van con un coche de bebe , así que punto en contra. Pedímos dos entradas para empezar y una jarra de chicha , las entradas eran el cebiche segundo muelle (en salsa de mariscos ) y rolls acebichados de la barra. El cebiche estaba regular ( cabe señalar que yo hace unos meses atrás había pedido el mismo cebiche en otro local y me pareció excelente) le faltaba sal y el pescado estaba muy fibroso, los rolls fueron una decepción , estaban secos y parecían preparados de hace un buen rato lo cual es un pecado en la comida japonesa, otro punto es que cuando nos trajeron los rolls no nos dieron palitos así que tuvimos que comerlos con tenedor(¿?).
De fondo pedimos Tacu -Tacu oriental en salsa de mariscos , Tallarin pesto con langostinos, lo que me corresponde a mi es comentar el Tacu - Tacu oriental que me pareció regular , no estaba frito y los mariscos estaban en una salsa de tausí lo cual se sentía claramente y daba la impresión de comer las salsas que venden en los supermercados, en general no me deslumbró pero estaba aceptable. Del servicio lo que les puedo decir es que deberían tener al personal entrenado para cubrir las expectativas en todo momento , a pesar de haber mucho personal éste aparentemente no estaba atento a las necesidades de nuestra mesa como por ejemplo los palitos para los rolls o la demora en traer la segunda jarra de chicha a la mesa, otra cosa que no es recomendable es que el mesero pregunte para quien es cada plato una vez que los trae a la mesa , eso demuestra poco entrenamiento en el servicio. Yo le pongo un 4 de 10 puntos.
Copyright © 2014 Ver para Comer