26 de agosto de 2007

FRANCESCO

Siempre quise ir a este restaurante y cada vez que lo comentaba con mi esposo me recordaba lo caro que era. Él había ido hace varios años. Al final nos convencimos y fuimos. La dirección es Malecón de la Marina #526 Miraflores. Tiene una vista al mar muy linda aunque el local me dio un poco de claustrofobia (estabamos en el segundo piso y las entradas y salidas son bien estrechas). Pedimos unas papas rellenas de marisco de entrada que estaban deliciosas! La atención fue rápida y encontramos una mesa vacía (el local estaba lleno). Antes de la entrada nos invitaron un consomé que la verdad nunca me han llamado la atención pero estaba muy bueno.
Mi segundo plato fueron unos gnocchis con langostinos en salsa roja. El plato venía gratinado y la cantidad me pareció demasiada pero estaban exquisitos. No llegamos al postre nuevamente pero con el deleite de los platos salados no me hizo falta. Los precios son efectivamente altos (S/.40 - 60 por plato) pero los vale.
Mi puntuación es un 8.5

LLegamos relativamente tarde , no me quedo muy claro si habia valet parking pero en la puerta estaban dos personas para ayudarnos a cuadrar el auto, el primer piso estaba casi vacio y el segundo completamente lleno, pero encontramos una mesa, llego el mozo rapidamente y fue bastante amable, luego llego el cheff del local con una cortesia, un caldito de cangrejo que estaba bastante bueno, la carta es variada y todo es en base a pescados y mariscos, la entrada ,unas papas rellenas de mariscos que estaban espectaculares , vienen con la tipica salsa de cebolla y un aji huacatay que son el complemento perfecto, vale resaltar que los mariscos estaba suaves y sabrosos, de fondo pedi un tacu tacu de mariscos que estaba excelente, crocante por fuera y cremoso por dentro, un sabor de aceite de oliva necesario para el tacu tacu y definitivamente los mariscos en su salsa estaba exquisitos, no sirven ni mucho ni poco , creo que lo necesario para salir satisfecho, el ambiente tal vez es su punto flojo , hay musica de fondo por ratos y la iluminación del local por lo menos en el segundo piso no es muy buena , ventanas grandes que dan hacia el malecón disimulan la poca iluminación pero en general pienso que en el verano la vista debe ser espectacular, de los postres no puedo opinar por que despues de comer mi plato me comi la mitad del que dejó mi esposa , asi que salí rodando, una buena experiencia y recomendable para quienes quieren comida de calidad , eso si los precios son altos pero un gusto de vez en cuando vale la pena. Yo le pongo un 9.5

0 comentarios:

Copyright © 2014 Ver para Comer