21 de julio de 2011

MARKET 770


Ya van 3 veces que visito este restaurante y las 3 he salido muy satisfecha. Este es el restaurante informal del recientemente inaugurado Hotel Westin en san isidro. Si, aquel que está en javier prado a una cuadra de la vía expresa. Si, aquel que es hoy el edificio más alto de Lima. La decoración del restaurante es maravillosa. Es una combinación de modernidad, con calidez, lujo y comodidad. Las lámparas son muy creativas, las sillas son de mimbre (de casi $300 cada una!) y tiene unos cuadros grandes de frutas, verduras, etc. Es lo suficientemente elegante para una noche especial y lo suficientemente informal para ir a almorzar cualquier día. Eso si, en las noches se llena así que les recomiendo ir temprano o reservar.
La primera vez que fui, pedí un sandwich de lomo a la BBQ que supero por mucho mis expectativas. Lo recomiendo.
La segunda vez, fui al tea time tipo buffet y me gustó la estación donde hay varios tipos de mini panes, jamones, verduras grilladas, etc para que tu armes tu propio sandwich. Al ladito tienes una plancha para que lo puedas comer caliente si quieres.
La tercera vez fui a cenar y pedí unos spaghetti strogonoff buenísimos! Todas las veces he ido acompañada así que he podido probar otros platos que recomiendo: los fideos al curry verde con mariscos, la canilla de cordero con puré, los churritos con salsa de chocolate y helado, etc. Los precios están bien colocados, y me contaron que son por introducción así que hay que aprovechar. El precio por persona puede oscilar entre los 65 - 80 soles por un plato de fondo, bebida y un postre o entrada. Nada mal para la categoría del hotel y el restaurante.
Tienes valet parking del mismo Westin y de paso aprovechas para pasear por el lobby, la piscina y el resto del hotel, que vale la pena ver.
Le pongo un 9.5, porque su buffet de tea time puede mejorar.
Ah! para los niños, tienen unas sillas de comer modernísimas, un menú especial para ellos y hasta cubiertos pequeños.

13 de julio de 2011

HORNERO SAN ISIDRO

Hoy fui a almorzar a este conocido restaurante que ya tiene 3 locales en Lima: Chorrillos, San Isidro y La Molina. El local de San Isidro está muy bien ubicado y en pleno corazón del área empresarial. Tienen valet, así que estacionar el auto no fue un problema.
Llegamos a eso de las 12:30pm y nos dieron una buena mesa al instante. Ya he ido al Hornero antes, pero al local de Chorrillos. Este local mantiene todo el estilo del restaurante, es muy cálido y cómodo.
A ordenar! Para tomar una naranjada, una ensalada parrillera grande para compartir (éramos 3 personas) y de fondo me provocó el asado de tira con hueso, media porción.
Antes de pasar al plato de fondo tengo que destacar el PAN, oh el pan... Es una delicia, calentito, crocante y con muchísimo sabor. Te tienta quedarte comiendo solo pan, de verdad.
El plato de fondo es otro cantar. Sólo estaba disponible la carne Angus que es una de las mejores en el mundo, así que me sacrifiqué por ustedes para poder comentarles que tal es ;) Es deliciosa. Vale cada centavo a pesar de que la media porción cuesta 80 soles. Pero, no se amilanen, para los que reciben su sueldo en el BCP, tienen un cupón de descuento pagando con su tarjeta de débito. Y este descuento puede llegar al 50% si además tienen su CTS en el banco: un éxito! Y un punto para el servicio es que al momento que pides la cuenta, ellos mismos te preguntan si tienes algun descuento con BCP, así no te da verguenza estar pidiendo descuentos. Yo acompañé la carne con arroz con choclo y la ensalada que pedimos de entrada. Lo siento, pero como buena peruana, todo lo como con arroz.
Luego llegaron los postres, pero ya no teníamos más lugar en el estómago. Para la próxima visita que de seguro haré. Le doy 10 puntos.

9 de julio de 2011

TANTA 2011

Hoy ha sido un día lindísimo, salió el solo como hace días no pasaba, y parte de esta sensación la tenemos por nuestra visita al Tanta de San Isidro. Estaba leyendo el comentario que hicimos allá en el 2007 y le dimos un 10 y mantiene su puntaje 4 años después!
Pero lo que queremos resaltar aquí es la EXCELENTE atención: desde el ingreso donde nos recibió el administrador muy amablemente, el mozo, los tiempos, el valet. Todo fue perfecto.
Ahora fuimos con Santiago que ya tiene 1 año 9 meses. La verdad es que hemos llevado a Santiago con nosotros a nuestras salidas a comer desde muy pequeño. Al principio era un caos pero ahora se ha acostumbrado muy bien y se porta increíble. Claro, tiene sus días pero hoy fue un ejemplo de niño.
Apenas nos acercamos a la mesa, ya teníamos la silla de bebé y el mozo nos ofreció comida para Santiago para traerla rápido. Les confieso que pensé que no iban a ser tan empáticos con los niños pero me equivoqué. Le trajeron colores y una hoja con un dibujo para colorear. El jugo que le pedimos se lo trajeron en un vasito de tecnopor con cañita y envuelto en papel film que me pareció de lo más ingenioso pues por más que el vaso se caía no se chorreaba nada (#win!). Sus cubiertos eran pequeños como para niño y su comida llegó muy rápido. Cada vez que se le caía algo a Santiago el mozo venía de donde estuviera.
Yo me pedí un sancochado que se los recomiendo mucho. Vale los 39 soles que cuesta porque trae muchísima carne y está tan suave que casi no necesitaba cuchillo. Las salsitas, las verduras, el caldo, todo estaba delicioso. Para mi vuelve a llevarse un merecidísimo 10.
He ido a otros Tanta en este tiempo pero este local cerca al Olivar es el de mejor atención.
Copyright © 2014 Ver para Comer